Portada / Motorsport / Conociendo el volante del Porsche 919 Hybrid LMP1

Conociendo el volante del Porsche 919 Hybrid LMP1

Hubo un tiempo en el que los volantes de los coches eran simplemente aros redondos con los que se definía la trayectoria que debía llevar el vehículo. Hoy en día muchos coches de calle han pasado de las formas redondas a otras achatadas, y en la superficie y los brazos del volante, se han ido colocando múltiples botones para manejar las distintas funciones del vehículo.

Estas nuevas formas de los volantes y la colocación de los mandos, es una herencia directa del mundo de la competición. Los coches de Fórmula 1 únicamente disponen de mandos en el volante, y algo similar ocurre en los coches de resistencia, como el Porsche 919 Hybrid.

Hoy te descubrimos para qué sirven los 24 botones y las seis levas situadas detrás del volante del coche que está llamado a ganador de las 24 Horas de Le Mans de este año, los cuales tienen que accionar los pilotos a velocidades de hasta 340 km/h.

Lo primero que debemos tener en cuenta, es que la forma de rectángulo plano de este volante no es un capricho. Es así para facilitar los relevos de pilotos y ocupar el mínimo espacio posible. En la pantalla central se muestra información vital para el piloto, como por ejemplo la velocidad, la marcha engranada, el programa de gestión del motor seleccionado y en el caso de este coche híbrido, el estado de carga de la batería de iones de litio que indica, por ejemplo, cuanta energía eléctrica tiene disponible el piloto para enviar al eje delantero y complementar así al motor de combustión.

En la parte superior izquierda del centro del volante, el botón DISP permite seleccionar qué información se muestra en la pantalla. En la parte superior exterior están los botones que los pilotos tienen que accionar con mayor frecuencia, ya que esa es la zona más cómoda para accionarlos con el pulgar.

En una carrera como las 24 Horas de Le Mans en la que los coches de LMP1 están constantemente adelantando a coches más lentos de las otras categorías, el botón azul de la parte superior derecha (zona de agarre) es crucial porque con el se dan ráfagas de luz a los coches que preceden para advertirles de que van a ser adelantados a gran velocidad. Basta con pulsarlo una vez y las luces emiten tres ráfagas.

El botón rojo ubicado en la parte superior izquierda de la zona de agarre es el boost, una inyección de potencia extra que se solicita a la batería, pero que los pilotos deben usar con cuidado ya que su uso está limitado a un número de segundos por cada vuelta.

Los mandos giratorios que hay a izquierda y derecha por debajo de la pantalla (TC/CON y TC R) son para calibrar el control de tracción. Para afinar la puesta a punto con varias configuraciones de motor y del sistema híbrido se usan los botones de los dos niveles superiores, TF- y TF+ con luz amarilla, MI- y MI+ con azul. Por debajo de ellos están los pulsadores “más” y “menos” en rosa, con los que se distribuye el reparto de frenada (BR) entre el eje delantero y el trasero.

El botón verde de la izquierda es para la radio (RAD) y el de la derecha es para confirmar que el piloto ha hecho los cambios de configuración que le han indicado por radio desde boxes (OK). Los botones naranjas situados más abajo sirven para activar la botella de la bebida (izquierda, DRINK) y, el de la derecha, para activar el modo de navegación a vela (SAIL), que permite aprovechar mejor las inercias del coche y por tanto ahorrar combustible.

El botón PIT de color dorado que se encuentra en el lado izquierdo activa el limitador de velocidad para el pit lane (60 km/h). Su equivalente en la parte derecha está etiquetado como FCY y es otro limitador de velocidad empleado en los periodos de neutralización por bandera amarilla que obliga a todos los coches a ir a 80 km/h.

El mando giratorio central, denominado MULTI, va asociado a los dos controles que hay en la parte exterior superior del volante. Cuando el ingeniero de carrera, por ejemplo, pide la configuración “Alpha 21”, el piloto elige “A” con el mando giratorio, después selecciona el 2 por medio del controlador rojo de la izquierda y, finalmente, el dígito 1 usando el mando verde oscuro de la derecha, antes de presionar el botón OK.

El mando giratorio verde (RECUP) es para gestionar la recuperación de energía. En el centro del nivel más bajo se sitúa un interruptor on/off para el motor de combustión (Arrancar/Parar). Los dos controladores restantes, colocados a media altura en el volante, definen, por un lado, la cantidad de energía extra (B – dorado a la izquierda) y, por otro, la estrategia elegida para el motor de combustión (S – azul a la derecha).

¿Cómo ven los botones durante la noche?

En una carrera como las 24 Horas de Le Mans, la noche es un momento mágico y crítico al mismo tiempo, ya que los pilotos tienen entre otras cosas que manejar los botones a oscuras. Por eso, todos los mandos están cubiertos con materiales fluorescentes y gracias a la luz negra situada en el habitáculo encima de las cabezas, brillan en la oscuridad.

¿Te parece demasiado complejo? Pues todavía quedan seis levas situadas detrás del volante. Las centrales son para cambiar de marcha (la derecha para subir y la izquierda para reducir). Las levas colocadas en el punto más bajo hacen de “pedal” de embrague, y las de arriba son para reclamar la potencia extra como se hacía con el otro botón que hemos descrito antes.

Pero todavía hay más, ya que como salta a la vista no hay más espacio en el volante para otros botones y por eso se han situado en el habitáculo los botones para atenuar la luz de la pantalla durante la noche, el que permite ajustar la velocidad del limpiaparabrisas y el del volumen de la radio. Por último el botón “N”, que coloca la caja de cambios en la posición de punto muerto, también va situado en el habitáculo.

Fuente | Motorpasión