Portada / Autos / Tesla aumentó sus ventas pero siguen los cuellos de botella

Tesla aumentó sus ventas pero siguen los cuellos de botella

Tesla ha anunciado que ha batido su récord de ventas en 2017 con 101.312 unidades, lo que supone un alza del 33% con respecto a 2016. Cumple así las previsiones de Elon Musk, su consejero delegado, que afirmó que vendería más de 100.000 unidades este año.

Sin embargo, Tesla comunicó que sólo había entregado a clientes 1.550 unidades del Model 3 (en la imagen), su vehículo más asequible -aunque está vendiendo las versiones más caras que parten de 44.000 dólares en EE.UU.-. El problema radica en que durante todo el mes de diciembre se deberían haber hecho 5.000 unidades a la semana del Model 3. De este coche, Tesla tiene más de 400.000 reservas en cartera que será difícil cubrir en 2018. De momento, Musk ha dicho que hasta abril no se solucionarían los problemas de cuellos de botella que tiene la factoría de Fremont (California) para producir a mayor cadencia el Model 3. Ahora dice que espera tenerlos solucionados a finales del segundo trimestre, es decir, medio año de retraso.

En lugar de 20.000 Model 3 en el último trimestre, Tesla ha ensamblado sólo 2.425 unidades. Además, los cuellos de botella de este modelo lastran la producción de los otros dos, el Model S y el X. Tesla cerró con 24.565 unidades el cuarto trimestre.

La enseña americana explica que ha hecho progresos en dichos cuellos de botella. Explica que aunque en los últimos siete días de producción de 2017 hizo 793 Model 3, “en los últimos días hemos aumentado la cadencia y la estimación nos pone en 1.000 unidades a la semana. Desde el 9 de diciembre hemos hecho más Model 3 que en los últimos cuatro meses”.

Ahora bien, Tesla espera cerrar el primer trimestre de este año con una cadencia de producción de 2.500 unidades del Model 3 a la semana para intentar conseguir “5.000 unidades/semana al finalizar el segundo trimestre”. Eso sí, Tesla agradece a sus clientes la paciencia por la espera y por el nuevo retraso.

La firma americana había prometido que en 2018 produciría medio millón de vehículos, a razón de 10.000 unidades a la semana ya desde el primer trimestre. La consecución de dicho hito se antoja complicada, dado que aun estando identificados los cuellos de botella, su resolución va a ralentizar el ritmo de salida de vehículos de Fremont durante la primera mitad del año.

Fuente | MARCA

Comentarios